Una niña, adentro y afuera

0

Los estereotipos de belleza, el juego infantil y dos personajes en escena para recrear los efectos de estas combinaciones.

“Una habitación que se irrumpe por una inocencia abandonada.
Una mujer ajena de poder sentir ¿La piel tersa cuánto puede durar?”, plantea la autora y directora de la obra, Sol Di Lernia, desde un texto que invita a pensar qué sucede cuando una niña juega y recrea las estéticas aprobadas desde los discursos sociales.

“Es la vida de una niña, cómo toda su infancia tiene un adentro y un afuera; en ese adentro, en su habitación ella encuentra protección y su juguete, una muñeca. Afuera suceden cosas, que si bien no se ven, en esa habitación dan cuenta de ese entorno”, sigue. Esta niña crece y la obra va denotando cómo esa niña que antes jugaba con esa muñeca toma de referencia esos estándares de belleza. La muñeca empieza a querer tomar ese cuerpo de niña, su forma.

Procesos e intenciones

La propuesta en escena recrea un juego, que parte de la inocencia infantil y se convierte en un siniestro relato. “La obra no es para nada tradicional, es de ruptura de la imagen, el texto termina de formarse en escena y da para amplias interpretaciones”. La complejidad de la obra cuenta con la síntesis de la iluminación, donde se trabajó en la creación del clima, las luces y las sombras que adjudican significaciones importantes a la actuación. “Hay mucho lenguaje mímico, trabajo de iluminación, también se realizan proyecciones. El camino entre luces e imágenes aportan una particular ambientación”.
De acuerdo, a la autora, el texto teatral surgió de una exteriorización del inconsciente. “No me considero una dramaturga, sí una directora teatral que empieza a descubrir su forma, entonces, cuando escribía ya sabía lo que iba a pasar en la escena. No entregaría mi texto a alguien para que lo lleve a escena”. El trabajo de producción de la obra también involucró a la actriz, acordándose una dramaturgia apropiada, “cambiamos párrafos, acortamos el texto original, adecuamos palabras y expresiones”.

Priorizando la estética de la obra, la directora se concentra en los detalles y las formas, “la muñeca es un personaje más, giran en torno a la obra, la aparente muerte, la vitalidad, como algunas de las temáticas”. Asegura que no se encariña con un elemento, “si algo tiene que cambiar porque lo impulsa la actriz, las luces, si hay algo en la escena que queda incómodo, que me hace ruido al ojo o al oído, se prueba y cuando encuentro una forma mejor enseguida cambio porque me parece que de eso también se trata una obra que quiere seguir estando en cartelera, una obra me gusta verla en el estreno, al otro año y al otro año, porque ves el crecimiento de los actores, de la escena”.

Reposición

En 2018, la obra se estrenó y se presentó con 4 funciones; “estábamos muy contentas con lo que habíamos logrado, pero este año cuando decidimos reponerla, en los ensayos cambiamos el diseño de iluminación, y eso hizo que el lenguaje lumínico transmita otras sensaciones que para mí es muy importante que esté, en diálogo con la obra la hace crecer y crecer”. Las funciones del año pasado se realizaron en diversos espacios locales, Pez Dorado, la Escuela de Teatro y en la actual sede, La Cocina. “Quisimos, al principio, experimentar otras salas, que nos den la idea de habitación, y creo que La Cocina es esa habitación que la obra necesita, por eso, volvimos a esta sala teatral y decidimos hacer las funciones de este año en ese espacio cultural”. Di Lernia realizó un anterior trabajo, “El 8vo. A”, esta obra y “Leddet” constituyen sus dos primeras obras teatrales de autoría y dirección. “Fueron a la par, y son las que inician el trabajo de directora fuera de la Escuela de Teatro, es una tarea muy rica que me permite tomar decisiones todo el tiempo”.
El título de la obra sugiere un juego de palabras originados en una de las protagonistas: la muñeca. “En inglés, ´doll´ o ´dolly´; empezamos a buscarle otras posibilidades en todos los idiomas, y encontramos que ´leddet´ significa muñeca en noruego, es algo aleatorio y arbitrario, nos gustó cómo suena y al escribirlo tiene algo de lo espejado que también tiene la obra, un mismo cuerpo y dos corporalidades: la de mujer y la de muñeca, en ese casi espejismo nos convenció”.

AGENDANDO FUNCIONES

La obra se podrá ver en La Cocina, Fitz Roy 40. Las funciones serán los viernes 3 y 10 de mayo a las 21 horas. “Leddet” cuenta con la actuación de Flora Sánchez, la dirección y dramaturgia de Sol Di Lernia. El diseño de iluminación está a cargo de Nazarena Cofferati y Julián del Río, se suma Florencia Valo; y en audiovisuales, Aldana Paéz.

VUELVE
“Febrero”, escrita y dirigida por Lorena Forte hará funciones todos los domingos de abril, a las 18 horas, en Pez Dorado, O´higgins 578.
“Cuenta un momento particular de la vida de tres hermanas, marcado por la muerte del padre. El vacío que deja la muerte de un ser querido y el horror frente a la idea de un cadáver ya no es nada, los experimentamos desfalleciendo, aunque, a su vez, la obra imprime un shock de vitalidad. El estado normal de las cosas cambia repentinamente”. Actúan Rosina Gungolo, Andrea Borello, Pablo Cangioli y Sol Di Lernia. La musicalización en vivo es de Delfina Giorlandini.


Autor: Redacción EcoDias

Compartilo!

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: