Textiles Pigué

0
La Cooperativa de Trabajo Textiles Pigué, realizó un balance del camino recorrido en 2017, que la tuvo como anfitriona de la VI edición del Encuentro Internacional La Economía de los Trabajadores. Quien la preside, Francisco Martinez, celebró la continuidad laboral, pero advirtió sobre la dirección de las políticas oficiales.
La Cooperativa de Trabajo Textiles Pigué es una referencia insoslayable de los trabajadores autogestionados de la Argentina y el mundo, tal como pudo apreciarse cuando la organización fuera anfitriona del Sexto Encuentro Internacional La Economía de los Trabajadores que se realizó en septiembre pasado. El director de Textiles Pigué, Francisco Martínez, realizó un balance del 2017 que publicó en las redes sociales este último miércoles, en el que si bien celebra haber sostenido los puestos de trabajo en esa fábrica recuperada, también advierte sobre la necesidad de revertir las políticas del gobierno argentino que perjudican a los trabajadores. Aquí, el texto completo difundido por Martínez:
Hemos casi finalizado, en medio del desconsuelo y las quejas en general, un año más con trabajo. Con mucha inteligencia para dar pelea en lo que queda de mercado, con trabajadores formados y comprometidos, logramos seguir trabajando. A pesar de las dificultades, lo realizado en términos de seriedad y transparencia por nuestra cooperativa nos ha permitido sostenernos.
Esta vez llegamos arañando la pared, en esa trepada por la supervivencia industrial o doblando en la curva por adentro, como motociclista arriesgado que no quiere quedar afuera en la pelea. Cerramos el año en estas condiciones, en este 2017 que quedará marcado a fuego por los despidos, la organización popular y la posterior represión. También por Santiago Maldonado. De esto hemos hablado y mucho, por suerte, con la virtud de no cerrar ningún debate.
Pero no se nos da por festejar, todo lo contrario. Porque no somos de los que festejan triunfos personales sino más bien colectivos. Y nuestro sector no está atravesando la mejor de las épocas y lo que pasa con los trabajadores de nuestro país nos lastima. Últimamente, con todo respeto, acompañado de traiciones de diputados y senadores. Aquí tampoco cierro el debate, son mis impresiones apenas.
Pasa que a veces estos triunfos tienen una palidez que entristece frente a semejante poder enfrente que es el neoliberalismo, que no digo que avergüenza de tan pequeño que parece pero que sí deja un sabor amargo. Cómo construimos nuestra economía es lo que podemos resaltar, humanizar la producción y distribuir equitativamente son parte de nuestra visión empresarial en fábricas, que como la nuestra están en manos de los trabajadores, pero ahora no quiero referirme a eso.
Porque hay algo de lo que pocos hablan, que también está marcando este 2017 y que sí queremos discutir también; y son las políticas económicas de este Gobierno. Estamos transitando, y lo que vierto son datos de la realidad que se buscan fácilmente, el más alto déficit comercial de nuestra historia como Nación, con más de mil quinientos millones de dólares en Noviembre, acumulando por encima de los siete mil quinientos millones de dólares en el año.
Por supuesto se anuncian mas aumentos de impuestos y servicios energéticos. Por supuesto que las importaciones siguen subiendo, clavándose casi en el 30% y las exportaciones cayendo, en este caso un cinco por ciento. Después de agradecer el bono de quinientos mil pesos que le dieran al flamante Ministro de Agroindustria Luis Miguel Etchevehere sus amigos de la Sociedad Rural, tal vez, ya con esa tranquilidad personal, debería poner a rolar al gran Motor del Pueblo Argentino, tal cual se describía al sector agropecuario en la previa a las elecciones del 2015, e instar y conducir a la producción desde su cartera y no a la especulación, ya que por cierto además, se han visto beneficiados de no pagar tantísimos impuestos los empresarios del agro.
Rodolfo Walsh escribió que lo peor de la dictadura no eran los aberrantes crímenes cometidos contra el pueblo, sino la planificación de la miseria a la que nos estaban llevando. Creo, y otra vez no cierro ningún debate, solo se vio interrumpido desde los años 2003/2015 y algún intento sin demasiado acompañamiento del ex Presidente Raúl Alfonsin.
Yo no me atrevo a comparar a este gobierno con la dictadura. Lo dejo para gente con más valía,coraje y trayectoria que uno. Pero estas políticas económicas se parecen tanto, que me permito seguir no cerrando el debate y escuchando a quienes así lo definen.
Fuente: Trabajo Cooperativo
Compartilo!

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: