Reclaman en Punta Alta por mayores y mejores espacios verdes

0

En el Día del Medio Ambiente, se celebró una recorrida interpretativa por el Boulevard Avellaneda y Parque San Martín.

Coníferas, pinos, casuarinas, cipreses y eucaliptos colorados son las que predominan como especies exóticas, por su parte, dentro de las nativas podemos encontrar cedro, algarrobo y espinillos. Muchas de ellas son plantadas y cuidadas por vecinos del parque, boulevard y zonas aledañas. Este espacio es considerado uno de los pulmones verdes más grande de la ciudad de Punta Alta, por lo tanto, el relevamiento arrojó que coexisten más de 20 especies de plantas y aves en el sitio.

La actividad fue impulsada por diferentes agrupaciones ambientalistas locales, acompañadas por el Departamento de forestación municipal. Participaron en el armado del evento la agrupación GAIA, Olivillo, Arbolado Urbano, y el naturalista Gustavo Larracoechea, guía del Museo Darwin, quien disertó sobre fauna nativa.

Uno de los objetivos de la recorrida fue establecer contacto con la naturaleza y fomentar el arbolado en las veredas. “Siempre es interesante trabajar en conjunto. Se valora lo que se conoce, y es por eso que hay que salir y difundirlo para que luego se pueda apreciar”, enfatiza Fernando Erice, integrante del área municipal.

En lo vinculado a la fauna, Coronel Rosales dispone de una importante variedad, con colores y especies que promueven el ecoturismo y la educación ambiental. Entre ellas se destacan, el chingolo, benteveo, cotorras y chimangos. “La finalidad siempre es concientizar, y es positivo que cada agrupación tenga diferentes profesionales como ser ingenieros agrónomos o biólogos”.

A su vez, desde la parte sanitaria los árboles brindan sombra y refrescan el aire circundante, mitigando de este modo los extremos térmicos de invierno y verano. Además, producen oxígeno, regulan la humedad ambiente, atenúan los vientos, disminuyen ruidos y limpian la atmósfera. Por eso, se deduce su gran labor purificadora y reguladora.

Un futuro verde
La Agrupación Olivillo nació en diciembre de 2007, en conjunto con un grupo de profesores de la Escuela Agropecuaria de Bajo Hondo. Sus inicios se remontan a charlas iniciales en el ámbito escolar sobre el tema de conservación, algo recurrente dentro de las aulas.

La entidad brinda cursos y charlas en escuelas e instituciones educativas, las cuales tienen una buena aceptación por parte del público. También abordan diferentes proyectos, entre ellos el trabajar en el fomento de la producción de abonos orgánicos, dentro del marco del reciclaje.

“Todas las organizaciones no gubernamentales de Punta Alta estamos unidas. Apuntamos por un futuro más verde en el distrito, y lo bueno es que esto se mantiene en el tiempo”, describe el biólogo Alejandro Albornoz, integrante de la institución.

El profesional insistió en el cambio de hábitos, que paulatinamente puede convertir a las personas en agentes multiplicadores, mucho de esto se refleja en las épocas de la poda. “Tenemos una flora y fauna variada, con casos de endemismos. Vivimos en un franja costera que tiene especies únicas y específicas”.

Fuente: Ecos Puntaltenses, editado por la Cooperativa de Trabajo EcoMedios Ltda.

Compartilo!

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: