Quinta carta de los curas en opción por los pobres

0

El Grupo de Curas en Opción por los pobres, emitió el pasado 22 de abril, la quinta carta dirigida al “Pueblo de Dios” en referencia al contexto actual que atraviesa Argentina a cuatro meses de que Macri asumió la presidencia de la nación. Aquí, la segunda parte. 

Es muy grave la desarticulación de los programas de Agricultura Familiar que perjudican particularmente a campesinos. En La Rioja (más del 80% de los productores) y Santiago del Estero (más de 60 despedidos) se están viendo afectados.

Resulta sugestivo que mientras el gobierno cancela los subsidios a la empresa aérea Sol, la empresa aérea de la familia Macri, Macair parezca asumir algunas de sus rutas aéreas para después vender la compañía a Avianca consolidando el plan de “cielos abiertos” que perjudicará, claramente a nuestra línea aérea de bandera, Aerolíneas Argentinas.

Repudiamos la ironía y el cinismo en los dichos del presidente y el jefe de gabinete de ministros cuando se formulan la pregunta “¿Cuál sería para nosotros el interés de beneficiar a los ricos?”, como si nada estuviera ocurriendo en este sentido. Es más que evidente la brutal transferencia de ingresos desde el sector público y los trabajadores hacia los sectores del capital concentrado. La recesión, los despidos, el ajuste que genera hambre y el endeudamiento son un decisión política de este gobierno. Y su política sistemática de comunicación consiste en decir o explicar lo menos posible a la población. Frente a lo evidente la estrategia es la negación, la victimización, la mentira y el cambio de discurso permanente.

Mirando la causa llamada “de dólar futuro”, y mirando quiénes son los que se han beneficiado con ello no podemos sino concluir que acusar en un lado para moverse por otro es una política “del tero” a la que nos vamos acostumbrando con la evidente complicidad de miembros del poder judicial.

Es muy preocupante la situación en la provincia de Tierra del Fuego: tanto por el cierre de empresas como la crisis del sistema previsional que tiene virtualmente paralizada la administración pública desde comienzos de marzo. La pasividad del Estado Nacional en este conflicto es incomprensible. El ministro del interior brilla por su ausencia en un conflicto que precisamente amenaza la paz interior. La desconexión entre gobierno y necesidad del pueblo es más que peligrosa. No bastan los slogans de autoayuda y los “expertos en felicidad”. El Estado debe tomar decisiones políticas claras y urgentes frente a los derechos amenazados de la población. Parece un chiste que el presidente “rete” a los empresarios para que inviertan como si les pidiera un favor. Por definición el Estado debería obligarlos a distribuir la riqueza y controlar la fuga de capitales con políticas públicas, algo que el mismo gobierno ha decidido no hacer precisamente para beneficiar a los dueños del capital.

En coherencia con lo que viene ocurriendo desde la asunción del actual gobierno, siguen los despidos indiscriminados: unos 600 en la industria electrónica de Tierra del Fuego, amenaza de 2400 despidos en la central nuclear de la estatal Atucha II, 1000 suspensiones en Techint de Campana. Nos parece importante señalar, que la inmensa mayoría de los despedidos no son “ñoquis” (y si lo fueran, echándolos no se mejora la situación y nos alejamos cada vez más de la declamada “pobreza cero”). Hay que reconocer que con el apoyo de los medios hegemónicos de comunicación oral, escrita, radial, televisiva y digital, el gobierno se ha apropiado del “sentido” de esta y otra palabras remitiéndonos a tiempos como el de “algo habrán hecho”. Los despedidos son personas, con familias y el trabajo es un derecho humano. Un derecho más importante que la propiedad privada. Los despedidos no reciben explicaciones de ningún tipo además de que a menudo se vulnera su intimidad en las redes sociales.

Los aplausos del Fondo Monetario Internacional a las medidas del nuevo gobierno, y su regreso a fiscalizar la economía argentina nos resultan alarmantes y nos retrotraen al nefasto pasado reciente de comienzos de la década del 2000. Ya hemos sufrido excesivamente estos aplausos y fiscalizaciones que son una puesta en escena que oculta la trágica entrega de los recursos nacionales a manos de la usura internacional resignando el desarrollo legitimo del futuro de varias generaciones de argentinos y la soberanía económica..

Repudiamos la negociación llevada a cabo por el Ministerio de Finanzas y el ministro a cargo Alfonso Prat Gay de contratar a siete bancos, Deutsche Bank, HSBC, JP Morgan, Santander, BBVA, Citigroup y UBS para emitir los bonos de deuda con que se les pagara a los fondos buitres, diligencia por la cual percibirán intereses del 0,18% del total de la deuda o sea 27 millones de dólares. El Ministro Prat Gay fue ejecutivo del JP Morgan y Luis Caputo, Secretario de Finanzas, empezó su carrera en ese banco y luego fue el Director del Deustche Bank de Buenos Aires. También nos llama la atención como uno de los argumentos recurrentes para acordar con los fondos buitres fue la intención de bajar las tasas de intereses que debían pagar los prestamos conseguidos por entidades estatales y se termina arreglando una tasa de interés altísima estimada del 7,5 al 8,75, cuando se ponía como objetivo a alcanzar una tasa de interés mucho más baja. La cara de felicidad del ministro por el arreglo con los bancos ciertamente es para nosotros una señal de alarma.

Los mismos medios nos inundan con temas ligados a la corrupción. Es un tema complejo y serio; más de lo que acá podemos señalar. Pero destacamos que toda denuncia de corrupción debe ser investigada (y la prensa y los periodistas en esto pueden aportar), pero la investigación y las consecuencias y las sentencias no pueden ni deben ser mediáticas sino judiciales. ¡La Prensa – y menos la hegemónica – no es ni puede ser la fiscal de la República!

Lamentablemente, con un Poder judicial tan desprestigiado como el nuestro, desde la corte suprema, las cámaras, los jueces federales y fiscales, resulta bastante difícil que sea creíble para el común de la población lo que este poder sentencia. Pero por otro lado, poner en relación la corrupción y la política nos parece gravísimo. Como en todos los ámbitos de poder o dinero la corrupción es una tentación, pero planteado superficialmente pareciera un discurso que alienta la “anti-política” (algo en lo que este gobierno y muchos periodistas parecen a gusto). Además, ha de quedar claro que la corrupción en uno u otro caso no invalida proyectos o líneas políticas o procesos de desarrollo.

Es sorprendente la declaración de Ramón Fonseca (de Mossack-Fonseca, Panama Papers) acerca de que Paul Singer financió al periodista argentino Jorge Lanata, encargándole buscar relaciones entre la ex presidenta y casos de corrupción en Nevada, EEUU. Esta presunta vinculación debe ser investigada porque la acusación es grave.

Resulta paradójico que uno de los dos medios encargados de la investigación y difusión de las cuentas y empresas ilegales inscritas en Panamá (Panama papers), el diario La Nación, se vea también implicado en dicha lista.

Continúa una campaña de persecución evidente contra la Procuradora de la Nación, Alejandra Gils Carbó, tanto buscando recortarle espacios de acción como intentando provocar su renuncia.

El actual presidente, Mauricio Macri fue citado por la justicia a pedido del fiscal Delgado, algo aceptado por el juez Casanello por estar expresamente mencionado en las empresas off shore reveladas por los Panama Papers. En otras partes (Ucrania, Islandia, España) la explicitación de esto provocó dignas renuncias. Viendo los casos del JP Morgan, que incluyen a casi todo el grupo Clarín expresamente, del HSBC, que incluyen al actual Ministro de Hacienda y los Panamá Papers, que mencionan a muchos miembros del actual gobierno, a lo que se puede sumar el incendio intencional de Iron Mountain (propiedad de Paul Singer), y la indiferencia ante el procesamiento del Presidente del Banco Central Federico Sturzenegger, pareciera que en Argentina los delitos económicos no son demasiado graves. Y que eso no es visto como corrupción, a menos que sean “los otros”.

Aunque en esta carta, como en las anteriores, queremos mirar nuestra realidad nacional, no podemos sino manifestarnos preocupados por la situación en varios países hermanos, los gravísimos intentos desestabilizadores o golpistas y sus evidentes consecuencias trágicas en toda nuestra región. En esta misma línea, lamentamos el silencio de la Argentina en los foros internacionales denunciando un golpe y aplicando la causa antidemocrática en el caso Brasil, como se aplicó en su momento a Paraguay.

No podemos concluir sin hacer mención a dos muertes: así como el gobierno de la Alianza comenzó con las muertes de Francisco Escobar y Mauro César Ojeda en el Puente General Belgrano (que une Corrientes y Chaco), y como en el Gobierno del senador Eduardo Duhalde la muerte de Maxi Kosteki y Darío Santillán fueron un punto de inflexión, esperamos que las dolorosas muertes de Yolanda Mercedes [Mar del Plata] y Melisa Bogarín [Las Breñas, Chaco] sirvan de dique de contención para que “Nunca Más” los pobres sean la variable de ajuste de modelos económicos genocidas.

Vemos, al menos en una primera mirada, como positivo: la ampliación de la AUH a monotributistas, la magra devolución del IVA a los sectores de menores ingresos y el aumento del seguro de desempleo (en lugar de destinar el dinero a la generación de empleo genuino). Habrá que ver cómo se implementan, la universalidad, y si no se trata de una suerte de discursos de campaña, a lo que el gobierno nos sigue teniendo acostumbrados. No podemos menos que señalar que en muchos aspectos, esto puede asemejarse más a la limosna que a dar pasos en pro de la consecución de la anhelada justicia social.

Como nota positiva también mencionamos que al cierre de esta carta una delegación del grupo de curas en la opción por los pobres se entrevistó con la presidenta -mandato cumplido- Cristina Fernández de Kirchner en la Parroquia Ntra Sra de Fátima, de la Isla Maciel (Avellaneda). El motivo fue intercambiar miradas sobre la realidad preocupante que venimos observando y analizar su propuesta de constituir un Frente Ciudadano.

Dios se hace presente en la historia. Y es en la historia – nuestra historia – que Jesús se manifiesta a la humanidad. No se trata de una suerte de energía, de ondas, de espiritualismo light, sino de un amor concreto y militante el que nos convoca y compromete. Como curas no podemos sino mirar y denunciar para mirar desde el amor los dolores de nuestras hermanas y hermanos. Y desde allí señalar que el amor no pasa por discursos, sino por servicio; el amor no pasa por buenas ondas sino por un compromiso militante ante el dolor, en especial ante el dolor causado por la injusticia, el egoísmo o la indiferencia.

El amor de Jesús, modelo de todo amor, para nosotros, se jugó hasta dar la vida. Es a ese amor al que nos sentimos convocados, es ese amor el que nos hace presentes en medio de tanto dolor y tanta muerte. Se trata de un amor que se vuelve política en el buscar la vida y vida abundante para todas y todos.

 

Grupo de curas en Opción por los Pobres

Compartilo!

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: