Proponen reemplazar sorbetes de plástico

0

Mediante el diseño de un sorbete hecho de la resina de la papaya que logra emular al de plástico, generan una alternativa en Jujuy sin ocasionar contaminación.

En entrevista periodística, Juan Ignacio Gerardi, de la Cooperativa de Trabajo Bioconexión Ltda., brindó detalles de esta alternativa que bautizaron payitas.

“Uno de nuestros principios es el cuidado del medio ambiente. Una de las prioridades es eliminar el plástico, uno de los problemas más críticos en la actualidad. Salimos hace unos 6 años a buscar alternativas naturales para encarar un tema que era el sorbete y fuimos probando con todo lo que tenía agujerito y fuera vegetal, lo probamos, estudiamos, analizamos y vimos si podían aguantar temperatura, si no transmitía sabor, cuánto tiempo duraban en un líquido y cuanto tiempo no”.

Nacido en Bahía Blanca y radicado en Yala, Provincia de Jujuy, Gerardi es asesor de importantes chefs argentinos en materia de sustentabilidad y acceso a un alimento soberano. “Empezamos a desarrollar y encontramos una planta que se llama papaya que en el norte hay bastante y que tiene una propiedad que es la papaína, que es un látex natural que permite que el sorbete tenga características muy similares a uno plástico. Ahí vimos que teníamos una llave para hablar de otros temas: la crisis climática”.

Los sorbetes vegetales son reutilizables, hirviéndolos y secándolos de manera natural.

“A esta crisis climática llegamos con microdecisiones, yo creo que nadie se levantó a la mañana y dijo, bueno, voy a contaminar el planeta”

Respecto de la recepción por parte del sector gastronómico Gereradi sostiene que hay “ganas y compromiso, sino seria imposible. ¿Qué nos pasa? De pronto un sorbete de caña que resiste más como de alguna tacuara, por ejemplo, tiene un costo de 10 pesos contra un sorbete de plástico que vale tres centavos…. Entonces, todos queremos cuidar el planeta pero nadie lo quiere pagar. Es mucha la diferencia de precio que la termina pagando el planeta. Vamos buscando entre todos la manera de ver cómo se solventa”.

Conocedor del ambiente, se pregunta: “¿Por qué lo tiene que pagar el bartender? ¿Por qué lo tiene que pagar el consumidor? ¿Por qué no puede ser equitativamente? O que el cliente se lo lleve y lo vuelva a traer. Estamos buscando todavía la manera para que fluya y poder erradicar el plástico. Es difícil. No podes cortar el modelo de negocios con el plástico y trasladarlo a este proyecto, es más complejo. Requiere estudiar modelos de negocios del mundo”.

Entre los objetivos de la Cooperativa Bioconexión está la integración de los productores de alimentos del norte argentino buscando reivindicar los trabajos y las culturas ancestrales.

Fuente: El Portal de las Cooperativas.

Compartilo!

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: