Por un verano saludable

0
Las temperaturas por encima de los 30°, y hasta los 40°, que se viven en la ciudad durante el mes de enero nos obligan a adoptar medidas básicas para evitar los golpes de calor.
Debemos mantener la menor exposición al sol, preferiblemente no salir después de las 11 de la mañana, en cuanto a quienes están de vacaciones los horarios recomendados para alejarse de la sombra son antes de las 10 y después de las 16. El uso de protector solar con alto factor y la renovación cada 2 horas o después de salir del agua previene, además, quemaduras. El uso de ropas claras, anteojos de sol y la protección con gorras o sombreros amortiguará el efecto de los rayos solares.
El consumo de agua fresca y segura es fundamental para evitar la deshidratación. Los niños que tengan menos de 1 año de edad no deben exponerse, es necesario tener cautela con los niños mayores de esa edad, las mujeres embarazadas y los adultos mayores, población vulnerable junto a quienes padecen enfermedades crónicas vinculadas a las afecciones respiratorias, cardíacas, hipertensión arterial, obesidad o diabetes. Otra buena medida es incorporar a la dieta diaria frutas y verduras, evitar el consumo de alcohol y productos con cafeína.
Para quienes practican deportes al aire libre se aconseja hacerlo en los horarios mencionados. Los síntomas del golpe de calor son sed intensa y sequedad en la boca, una temperatura corporal alta, mareos o desmayos, mucha sudoración, dolores de estómago, naúseas o vómitos, debilidad, dolores de cabeza, estado de confusión, también se pueden sentir calambres musculares. El golpe de calor produce la elevación de la temperatura corporal a más de 40°, recordamos que la temperatura normal oscila entre 36°,6 y 37°,5.
El Diario de Bahía recomienda el cuidado del cuerpo para disfrutar de un verano saludable.
Compartilo!

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: