Memoria colectiva

0

La regional bahiense de H.I.J.O.S recuerda mediante un comunicado  a los Compañeros Victimas de la Causa Armada.

Los Compañeros y compañeras desaparecidos, siempre son nombrados dentro de los 30.000 y eso los unifica en importancia y en nuestro idéntico Amor hacia Todos ellos. Pero Tuvieron Nombre, Apellido, Historia, Familia, Compañeros. Desde éste lugar queremos recuperar parte de las historias de las víctimas de este Juicio a los Genocidas de la Armada.

Si conociste a alguno de ellos y queres aportar a la Memoria Colectiva, Comentanos o escribinos.

Los Compañeros Victimas de esta causa que juzga a los Genocidas de la Armada, que traemos a la Memoria hoy, son Laura Martinelli y Carlos Oliva.

Laura Susana nació el 21 enero de 1953, tenía 23 años, su infancia y adolescencia transcurrió en Paso de los Libres, Corrientes y luego se trasladó a Mar del Plata a estudiar Psicología.

Carlos Alberto era correntino, tenía 25 años, Estudiaba Economía y trabajaba, estaba casado con Laura Susana Martinelli y vivían en Mar del Plata, junto a su pequeña hija de 5 meses. Ambos tenían militancia en la Juventud Peronista y Montoneros y estaban siendo perseguidos por eso.

El matrimonio fue secuestrado el 05 de agosto de 1976 por personal de la Fuerza de Tareas N° 6.

Carlos Alberto Oliva fue secuestrado durante la mañana, en el hall de la Municipalidad de la ciudad Mar del Plata, donde se había dirigido a cobrar el sueldo de su esposa.

Horas más tarde, después del mediodía, Laura Susana Martinelli fue secuestrada en el domicilio donde vivían que era solidariamente prestado por un compañero, ubicado en la calle San Luis 3089 de Mar del Plata, donde residía temporalmente con su marido.

La hija de ambos, de 5 meses, fue dejada por los secuestradores en una tintorería, donde más tarde fue recogida por una tía de Martinelli.

Laura Susana Martinelli y Carlos Alberto Oliva fueron trasladados a la Base Naval Mar del Plata (BNMP), y luego alojados en la Escuela de Suboficiales de Infantería de Marina (ESIM), donde fueron sometidos a fuertes interrogatorios, vejámenes y torturas. Además Laura Susana fue sometida sexualmente repetidas veces, según declararon los testigos que se encontraban junto a ellos.

El cautiverio en ese lugar se extendió hasta los primeros días de septiembre de 1976, cuando son trasladados a la Base Naval Puerto Belgrano, donde también sufrieron vejaciones y tormentos. El 28 de diciembre de 1976 tanto MartinelliI como Oliva, por medio del Decreto N° 3462, fueron puestos a disposición del Poder Ejecutivo Nacional.

El 31 de diciembre de 1976 Laura Susana MartinelliI fue hallada muerta en el barrio Villa Rosario de la ciudad de Bahía Blanca como resultado de un supuesto enfrentamiento con fuerzas conjuntas de la Armada Argentina y del Comando del V Cuerpo de Ejército, mientras practicaban un operativo de reconocimiento, hecho en el que también fallecieron carbonizados dos N.N. y en el que según la versión oficial, Carlos Alberto Oliva se fugó.

La hipótesis del supuesto enfrentamiento además de ser inverosímil, es descartada ya que las pericias realizadas sobre el cuerpo de Martinelli, dan cuenta que la misma fue acribillada encontrándose absolutamente indefensa.

Sus compañeros en este juicio que transitamos dijeron que eran excelentes compañeros, solidarios, confiables y valorados por todos. Su Hija Mariana en su declaración en este juicio sostuvo que, “Cuanto más pasa el tiempo, más grave se hace, cuando fui madre, realmente sentí la falta, yo no le puedo explicar sr juez, lo que es ser madre y pensar lo que mi mama había vivido conmigo y pensar que yo cuando tenía 5 meses me arrancaron de mis padres, de su lado, le quitaron su vida en la flor de la edad. Acá hay 4 generaciones q han sido desbastadas, la de ellos en primer lugar, personas q estudiaban, trabajaban, comprometidos con su momento, formando una flia, y luego la destrucción de mis dos flias paterna y materna, mi abuela hasta el día de hoy, está esperando, tiene 83 años.

Por el otro lado mis hijos, yo tengo 4 hijos que no puedo compartir con mis padres y a los q no les puedo ofrecer abuelos y a su vez les tengo q contar la historia de lo que pasó, les tengo q decir, explicar, q me resulta sumamente difícil, quienes eran, lo buenos que eran, que hacían, su militancia, su compromiso social y que pensaban diferente para un mundo mejor, hacían, actuaban, no solamente pensaban, sino q actuaban, mama trabajaba en la escuela, era una persona sumamente activa y comprometida”… “Les tengo q explicar q fueron fusilados y que los mataron por pensar diferente y actuar diferente, a niños de 9, 6, 2 años y una bebe de 5 meses. O sea tengo 4 hijos a los que no les puedo dar abuelos y en los que yo tampoco puedo contar con ellos, o sea el agujero es enorme, como intente decir a medida q pasa el tiempo es cada vez más notoria la ausencia y necesidad de q estén vivos.”

El Cuerpo fusilado de Laura Susana Martinelli fue entregado a la familia, Carlos Alberto Oliva permanece desaparecido.

 

 

Fuente: H.I.J.O.S Bahía Blanca

Compartilo!

Deje su comentario