La economía social presente en Rosario

0

El cooperativismo de trabajo busca amarrar en dos bares de la playa rosarina de La Florida. Son más de 40 trabajadores que buscarán gestionar mediante la economía social.

En Rosario, la reformulación de las concesiones de los bares municipales de la Rambla Catalunya -en la playa de La Florida, sobre el río Paraná- aparece como una nueva oportunidad para el cooperativismo de trabajo y la economía social. Así lo entienden los trabajadores de Primavera y Natural Mystic, dos de los cinco establecimientos gastronómicos que ahora pasaron a depender de Costanera, empresa del Estado municipal rosarino. Se trata de más de 40 personas, algunas de ellas con hasta 15 años de antigüedad allí en la actividad gastronómica de la Rambla, que aún no acordaron con el municipio cómo transitarán este escenario pos descubrimiento de una conexión clandestina de energía eléctrica, hecho que disparó la decisión oficial de revocar las concesiones a un empresario privado.

“Lo que nosotros queremos es seguir trabajando, y creemos que estamos en condiciones de gestionar los bares nosotros porque así se viene dando en los hechos y porque tenemos apoyo de compañeros de cooperativas y otras organizaciones de la economía social”, dijo Mariana Heizmann, trabajadora de Primavera y una de las voceras de los laburantes que barajan jugarse a la autogestión.

Desde el Estado municipal, en tanto, aún no hubo señales claras ni oficiales en cuanto al futuro, pero extraoficialmente sí se adelantó disposición a discutir la alternativa de la inclusión de la economía social a la hora de otorgar las nuevas concesiones.

Incluso, desde el cooperativismo de trabajo rosarino hubo contactos con un funcionario provincial muy cercano al gobernador Miguel Lifschitz, del que hubo respuesta positiva al pedido de sentarse a conversar y proyectar en torno a la idea de la inclusión de la economía social como parte del esquema de las futuras adjudicaciones. En este sentido, el dato alentador es que tanto provincia como municipio han mostrado en los últimos años una actitud de apoyo a ese sector mucho más decidida que en períodos de gobierno anteriores.

De todos modos, el primer encuentro entre los trabajadores de los dos bares con los funcionarios municipales, el jueves 2 de noviembre, fue “bastante picante”, según contaron los participantes.

“Nosotros estamos desesperados y no fuimos quienes provocamos esta situación. Lo primero que queremos es seguir trabajando, pero queremos ver bien cómo. Y tenemos compañeros con antigüedad, que llevan muchos años transpirando en las cocinas y que tienen que tener su indemnización. Todo eso surgió en esa primera reunión, que fue la primera ocasión en que pudimos decirlo. De todas estas cosas queremos hablar para ir llegando a acuerdos”, resumieron los laburantes, que quedaron a la espera de nuevos contactos con funcionarios para esta semana. Allí, de un lado y el otro se sentarán ya con propuestas más redondeadas y concretas.

En cuanto a los respaldos a la opción de la cooperativa, no sólo surgieron de expresiones locales del sector. El mismo martes 31 de octubre en que se anunció la decisión de tumbar las concesiones por el escándalo de la conexión clandestina a la red de energía eléctrica, estuvo en Rosario Leonardo Duva, presidente del Grupo de Empresas Sociales y Trabajadores Autogestionados de la República Argentina (Gestara), con base en Buenos Aires y vínculos en otros lugares del país, incluida Rosario.

En esa misma jornada, Duva estuvo en la Florida y participó de las primeras reuniones de los trabajadores, que escucharon con atención su experiencia en el cooperativismo y también en el rubro de la gastronomía en particular. Una de las cooperativas emblemáticas de Gestara es el bar Lo de Néstor, en el barrio porteño de San Telmo, donde los productos que se ofrecen provienen mayoritariamente de organizaciones y emprendedores de la economía social. Lo de aliados con experiencia en la gastronomía se registra también a nivel local con la gente de la cervecería Daniel O, de estrecho vínculo con Gestara y Lo de Néstor. Con ellos también hubo una reunión y se ratificó el mismo compromiso de apoyo.

Las negociaciones para definir el futuro de Primavera y Natural Mystic se darán bajo una presión extra, que es la de la inminencia del comienzo de la temporada de más trabajo en las playas.

“Ahora somos 32 en Primavera y 14 en Natural, pero siempre a partir de noviembre empezamos a abrir todas las noches y no sólo jueves, viernes y sábado; y a partir de diciembre hay que agregar turnos de cocina, así que vamos a necesitar más gente”, avisaron desde la orilla del Paraná.

 

Fuente: Cooperativa La Masa – Diario digital Redacción Rosario y periódico El Eslabón

 

 

Compartilo!

Deje su comentario