La draga tiene su historia

0

Ferrowhite Museo Taller viene trabajando en la recuperación de la historia de la draga en el estuario local; la tarea de rescate de materiales, su restauración, preservación y clasificación constituyen una prueba de la arquelogía industrial.

“En el altillo de la vieja usina Ferrocarril Sud quedaban aún un montón de moldes y modelos de fundición que habían pertenecido a Plantel Marítimo y por eso entre octubre y diciembre de 2018 iniciamos el trabajo de recuperarlos, traerlos a Ferrowhite, limpiarlos, clasificarlos, estudiarlos y permitir que de algún modo nos cuenten su historia”, cuentan en su blog el personal del Museo Taller. 

¿Quiénes llevaban adelante las tareas de dragado y mantenimiento de los canales en los puertos de Ingeniero White y Galván?

“Plantel Marítimo era la sección destinada al servicio de dragado y mantenimiento de los canales en los puertos de Ingeniero White y Galván, primero a cargo de las empresas británicas Ferrocarril Sud (FCS) como Buenos Aires al Pacífico (BAP), hasta 1946, durante un breve período en manos de la empresa naviera Dodero, y a partir de 1945, del Ministerio de Obras Públicas”. 

A partir de 1925, todas las unidades de Plantel Marítim quedaron en manos de Ferrocarril Sud, dirigido por David Calville Bruce, jefe de Plantel Marítimo y Puerto Galván.

“El personal de Plantel marítimo cubría dos aspectos fundamentales: por un lado el área mecánica de mantenimiento y reparación de toda esa dotación; y por otro, el personal que manejaba y tripulaba esas unidades: patrón, maestre, contramaestre, foguista, maquinista marinero, mozo, cocinero”. En la época de la administración de las empresas de capital británico, Plantel Marítimo contaba con dotación de dragas, bombas, remolcadoras y chatas barreras.

“El uso constante, la salinidad del agua de mar y el fuego de las calderas generaban un fuerte desgaste y hacía necesario un trabajo constante de revisación y mantenimiento de las unidades. Constantemente se cambiaban chapas, válvulas, y parte de las calderas; para los baldes de las dragas fabricaban suplementos que se colocaba en la parte gastada soldándolos con electrodos; se agregaban ángulos de rerfuerzo y se reemplazaban bridas, serpentinas y caños de diferentes grosores rolletes; y se hacían eslabones de cadenas para anclas o guinches, puertas,anillos de amianto, focos, reflectores, pitos, bocinas, claraboyas, vástagos, espárragos, bocinas, piñones, camisas, bridas”, rescatan gracias al “Libro de Croquis” de David Bruce, escrito entre 1910 y 1936.

Para conocer las piezas rescatadas y el estado en las que están pueden seguir leyendo en el blog del Museo Taller .

Compartilo!

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: