Gils Carbó resiste

0

Más de 200 personas celebraron la creación de la Dirección General de Derechos Humanos a cargo de la Procuradoria General de la Nación. La titular, Gils Carbó sostuvo que “hay centenares de fiscales, funcionarios y trabajadores del MPF que asumieron un rol proactivo en la defensa de los derechos humanos”.

La procuradora general de la Nación destacó el protagonismo del Ministerio Público en el proceso de memoria verdad y justicia y en la ampliación de la agenda de derechos humanos. Junto a Eugenio Raúl Zaffaroni, Estela de Carlotto, Mariela Belski de Amnistía Internacional y el representante regional del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Amerigo Incalcaterra, la titular del MPF insistió en la autonomía e independencia del MPF y de los fiscales de todos los fueros y jurisdicciones.

La procuradora general de la Nación presentó públicamente esta tarde a la Dirección General de Derechos Humanos (DGDH) creada a comienzos de noviembre, que tendrá como tarea articular el trabajo de procuradurías, unidades fiscales y programas del Ministerio Público en la materia y estará a cargo de la especialista Andrea Pochak. Al promediar el discurso de apertura del acto, Alejandra Gils Carbó subrayó: “No vienen solamente por mí. Hay centenares de fiscales, funcionarios y trabajadores del MPF que buscan romper con una cultura inercial y burocrática y que asumieron un rol proactivo en la defensa de los derechos humanos”.

En la sede de la Procuración General de la Nación y ante más de 200 personas, la titular del MPF repasó la agenda de promoción y protección de derechos impulsada durante su gestión a partir de la creación y puesta en funcionamiento de las procuradurías de Violencia Institucional (Procuvin), de Crímenes contra la Humanidad, de Trata y Explotación de Personas (Protex), de Narcocriminalidad (Procunar) y de Criminalidad Económica (Procelac), de la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM) y las direcciones generales de Acompañamiento, Orientación y Protección a las Víctimas (DOVIC) y de Acceso a la Justicia (ATAJO). Gils Carbó se preguntó: “Sin un Ministerio Público Fiscal independiente y autónomo ¿Quién va a respaldar y defender los derechos humanos?”.

Además, la procuradora recordó cómo nacieron los ministerios públicos autónomos en la región: “Al término de dictaduras sangrientas, los países se encontraban con Estados policiales, con instituciones represivas formadas durante el terrorismo de Estado que no podían limpiarse de un plumazo. De esa manera, se buscó crear un actor protagónico: los ministerios públicos autónomos e independientes para investigar”.

Del acto de presentación de la DGDH, participaron además el ex ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y juez designado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Eugenio Raúl Zaffaroni; la directora ejecutiva de Amnistía Internacional sección Argentina, Mariela Belski; el representante regional para América del Sur del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Amerigo Incalcaterra, y la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

Zaffaroni dedicó su intervención a analizar las consecuencias jurídicas, políticas e institucionales de la designación en comisión de dos integrantes de la Corte Suprema por parte del Poder Ejecutivo sin acuerdo del Senado. Al comenzar, advirtió sobre la gravedad del “retorcimiento” de la Constitución nacional que, en su opinión, implicó la firma del decreto de necesidad y urgencia que citó el inciso 19 del artículo 99 de la carta magna. “Si se intenta como se ha querido, interpretar el inciso 19 y nombrar a jueces sin acuerdo del Senado y luego no hay acuerdo del Senado y cesan en sus funciones en noviembre del año que viene, el Poder Ejecutivo puede volver a nombrar a los jueces cada año. Eso no parece ser lo que dicen la Constitución nacional”, consideró el jurista nombrado como magistrado de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Por último advirtió: “Estamos ante una maniobra que amenaza a toda la justicia. Todo es discutible, pero lo tiene que discutir el Congreso. Los decretos de necesidad y urgencia son de necesidad y urgencia y no se pusieron para decretar la clausura del Congreso”.

A su turno, Mariela Belski de Anmistía Internacional sección Argentina destacó la creación de la Dirección General de Derechos Humanos en el ámbito del Ministerio Público Fiscal: “Hace 15 años, era impensable que un ciudadano común conociera el rol del MPF y el nombre de su titular. Hoy, venimos a celebrar no solamente a la DGDH, sino a las unidades, programas y procuradurías especializadas que potenciaron la investigación de los crímenes más complejos. Son la ponderación de una política de derechos humanos hacia dentro y hacia fuera del organismo”.

El representante regional del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Amerigo Incalcaterra, aplaudió la puesta en funcionamiento de la nueva dependencia a cargo de la secretaria letrada Andrea Pochak. “Uno de los principales problemas que vemos a nivel regional e internacional es la falta de conocimiento de los instrumentos”. Por último, puntualizó: “La DGDH va jugar un rol fundamental en el cuerpo de fiscales. Esperamos tener un enlace permanente con la procuradura y con la directora”.

Estela de Carlotto, fue la encargada del cierre del acto. “Estamos siendo víctimas de una provocación muy fuerte”, advirtió la titular de Abuelas de Plaza de Mayo al inicio de su intervención. Luego, recordó la reunión que mantuvieron los organismos de derechos humanos con el flamante titular del Ministerio Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano: “Sólo cuando se dijo que vamos a defender a la procuradora general de la Nación, el ministro se brotó”. Y recordó que durante el encuentro celebrado en la ex ESMA, le indicó al funcionario: “Hay tres espacios fundamentales que tienen la obligación de reparar lo que cometió el Estado terrorista: el Banco Nacional de Datos Genéticos, la Procuración General de la Nación y la doctora Alejandra Gils Carbó y la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI). Esos espacios no se tocan”.

 

Fuente: Fiscales.gob.ar

Compartilo!

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: