Feria de bibliotecas

0
Un nuevo picnic de las bibliotecas populares se cumplió en el mes de mayo, lectores que pudieron acceder a los libros y al conocimiento de estas instituciones.

La jornada de las bibliotecas populares constituye un doble propósito, por un lado, salen de los estantes los libros menos consultados o con mayores ejemplares para darse una vuelta y elegir a su próximo lector, y por otro lado, los aficionados a la lectura conocen la propuesta cultural de estas instituciones barriales.


En cada barrio, una biblioteca
Un encuentro que favorece el conocimiento y la difusión de las actividades de las bibliotecas populares bahienses, tuvo sus primeros encuentros en el Paseo de las Esculturas, para mudarse en las jornadas frías al Bahía Blanca Plaza Shopping. En ambos casos la tarea ha sido similar, acercar a las instituciones culturales a la ciudadanía, de una forma creativa y distendida.
En esta ocasión nueve bibliotecas populares dijeron presente y próximos al patio de comidas cumplieron con una actividad informativa y recreativa. “Hay mucha gente que desconoce todavía que hay una biblioteca popular en cada barrio, y que es un lugar donde puede asistir a realizar diferentes actividades”, dijo Carina Zabaloy, encargada de la Biblioteca Daniel Aguirre, ubicada en el Barrio Universitario. La oferta está vinculada con la lectura, la consulta de materiales bibliográficos, talleres de diverso tipo, en este caso con costos accesibles o en formato gratuito, apoyo escolar, juegos. “La venta de libros que realizamos en la Feria es significativa desde lo simbólico, porque llevamos la biblioteca a otro lugar, lo recaudado en la misma suele servirnos para cubrir gastos operativos, como el encuadernación de libros, la compra de cartuchos para realizar impresiones o la renovación de algún material ya seleccionado”.
La ocasión es organizada por la Comisión de Bibliotecas Populares de Bahía Blanca, y es una evento que cuenta con más de cuatro años de antigüedad. “Los libros salen a buscar nuevos lectores” fue el lema de esta jornada, instancia que invita cálidamente a ver qué nos pueden ofrecer estos materiales surgidos en la Era de Gutenberg, sobrevivientes y eternos consultados a pesar de los atractivos medios de comunicación y los embates de la tecnología móvil. 

¿Qué es una biblioteca popular?
“Una asociación civil autónoma creada por la iniciativa de un grupo de vecinos de una comunidad”, es la definición que da la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (CONABIP). Las mismas están dirigidas y sostenidas, principalmente, por sus socios. Cumplen funciones diversas como informar, educar, recrear y son animadoras socio-culturales. La mayoría cuentan con un patrimonio o colección bibliográfica y recursos multimediales, abiertas a todo público. Muchas de las bibliotecas populares están asociadas en su origen con la sociedad de fomento o la sala médica, dos organizaciones también prioritarias que permiten la participación de vecinas y vecinos. La puesta en valor de estas entidades depende del compromiso de los próximos y de sus asiduos visitantes. No es necesario asociarse para realizar consultas o acceder a sus servicios, sin embargo, el aporte sustancia la actividad y abre nuevas oportunidades. “Un grupo de vecinos autoconvocados deben reconocer la necesidad y conveniencia de fundar y sostener una entidad de estas características. Para ello deberán realizarse visitas, encuentros, encuestas, hasta que la propia maduración del proyecto determine su firmeza”, describe la Comisión el proceso de creación.
CONABIP reconoce a las bibliotecas populares que cumplen con las condiciones de ser iniciativa de la comunidad en general, asimismo, deben constituirse formalmente como asociación civil, y dedicarse a una tarea exclusiva de biblioteca popular, reconocida con personería jurídica. La entidad debe tener una atención libre y gratuita a todo público, por lo tanto, cumplimentar 20 horas semanales. Los asociados en un gran porcentaje pertenecen a la comunidad en que ésta se inserta, y en cuanto, a las particularidades edilicias tiene que contar con una sala adecuada destinada a este uso específico, con acceso directo a la calle. Los libros constituirán un fondo bibliográfico básico, conformado por diversidad de títulos y géneros, aptos para todas las edades.
Las bibliotecas suelen asociarse con otras organizaciones formales e informales. Una de sus grandes aliadas son las maestras de nivel Inicial y Primaria, quienes se encargan de organizar las visitas y las lecturas dentro de sus salas. Momentos únicos donde la biblioteca escolar y la biblioteca popular aúnan esfuerzos, la meta es el conocimiento del barrio, la imaginación y saberes específicos, respondiendo a las necesidades pedagógicas de las docentes.
La Feria viene cumpliendo dos jornadas de apertura, una en el mes de mayo y otra en el mes de octubre, “la meta este año es realizar un tercer encuentro ya que contamos con este espacio y esta llegada, seguimos organizándonos para lograrlo”, dijo Zabaloy.

BIBLIOTECA MARIANO MORENO
Conocida como la biblioteca de Ingeniero White, la institución ofrece un Taller Literario para adultos, el mismo se dicta en forma gratuita los miércoles de 17.30 a 19 horas en la sede de Mascarello 3860.

Autor: Redacción EcoDias

Compartilo!

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: