Experiencia Documental

0
¿Cómo y por qué se realiza un documental?¿Qué condiciones y objetivos lo convierten en una pieza cinematográfica?, fueron algunas de las preguntas que Paula Pellejero, artista plástica, respondió en el taller Documental Experimental.
“Hice mi primer documental, es un largometraje, lo presenté en el Museo de Arte Contemporáneo. El taller Documental Experimental que propuse fue de dos días, una mirada que ayude a ordenar, a buscar formas para crear un documental, y que a veces no está necesariamente ligado al cine”, resumió Paula Pellejero, artista plástica que concretó su primer filme “Alberto Greco, obra fuera de catálogo”.
Selección de trabajo
Pellejero reflexiona acerca de los por qué un documental no llega a lo cinematográfico, “por presupuesto, porque no sea la intención del investigador, o puede ser un paso previo que se convierta en una película, y en este punto si esto se realiza es necesario contar con personas dedicadas al cine porque hay aspectos que ellos manejan y se necesitan”. Realizar una investigación, una narrativa argumental, y aprovechar la formación de contactos. “Hay personas que se dedican a la Sociología, a la Fotografía o a la Arquitectura también se dedican al cine, o cineastas que devienen a realizar instalaciones”, abre el campo de las experiencias de acuerdo a sus propios recorridos que la llevaron al filme. “Aliento a la gente que quiera hacer cosas para que las pueda desarrollar, llevar a cabo”.
Sin hacer hincapié en la teoría, que se anexó o se sugirió durante el dictado del taller, la actividad estuvo centrada en los intereses de las personas inscriptas, se brindaron ejemplos de películas, y se mostraron experimentaciones del cine y del arte. “Cada uno hará su búsqueda, sí les di herramientas formales y de investigación, uno solo no se da cuenta en muchas ocasiones el material que tiene y cómo llevarlo a cabo. No es lo mismo tomar un tema histórico que contar la historia de tu familia, empezamos a mirar y ver cómo pensar ciertas cosas”. Atendiendo a los asistentes e interesados, Pellejero se ocupó de conocer los proyectos que tenían previamente para orientar la práctica a las necesidades de cada uno, “para que después siga trabajando, y la idea es volver a fin de año y volvernos a juntar para ver cómo avanzaron a modo de seguimiento”. Teniendo en cuenta estos progresos y frente a la decisión de realizar una película, “si esto va en serio asesoraré cómo buscar ayuda financiera”. Con residencia en Buenos Aires, la artista local se dedica también a la docencia, “no puedo evitar una mirada desde afuera, veo las formalidades, y me parece indicado charlar lo que uno está haciendo”.
Una cuestión de intuición
Confiesa que viene de las Artes Plásticas, con estudios centrados en Pintura y Dibujo, “siempre me llamó la atención el video, me pareció que tiene muchos recursos”. Esta curiosidad la impulsó a hacer cursos y a experimentar con cámaras de video. “Hace unos años me puse a estudiar Documental, que es algo que me apasiona, ahí descubrí una manera de trabajar artísticamente que no tiene que ver con uno solo, es un trabajo muy abierto que siempre se cierra con los otros”. Combatiendo en algún modo el trabajo solitario del artista, Pellejero se ve atraída por lo colaborativo, “es algo más inconsciente, que quiero contagiar”.
Filme
La intuición y el deseo de reconocer la figura de Alberto Greco la llevó a realizar investigaciones y experimentaciones con su propio dibujo. “Empecé a estudiar porque es un lenguaje muy distinto el de la cámara, y me apoyé en mis formas visuales, en esa mezcla de lenguajes está lo experimental, no en los juegos de cámara o montaje, pero sí desde dónde pongo la mirada, no respetar un relato clásico, una linealidad de la película, me doy esos gustos que son más inconscientes e intuitivos”. Las investigaciones sobre Alberto Greco fueron diversas, y comenzó en el Arte dibujando como él, finalizó con la película, “que es un poco contar cómo se hizo la película, es la historia mía haciéndola, esto se fue dando, llevó dos años terminarla bien. Me di cuenta que lo más fuerte de lo que se había investigado, más allá de lo que sabía del artista, es todo el proceso que significaba hacerla, y tenía que ver mucho con las ideas de Greco, él usaba mucho la filiación del arte y la vida, entonces cómo poner en la vida cotidiana el arte y cómo llevar el arte a la vida cotidiana”. En consonancia con estos descubrimientos, Pellejero se reencontró en el relato, “lo dibujaba, no para copiarlo sino para entenderlo, trataba de escribir como él, en su forma automatista, muy informal, todo lo que se le cruzaba terminaba en el papel, y esto no tenía que ver con mi formación que era mucho más académica”. Estos pasos llevaron a conocer más al artista, y en este punto se animó a contarlo de una manera propia, diferente, “a través del proceso que fue descubrirlo”.
Después de este proyecto, Pellejero asegura que el Documental Experimental es una gran parte de su vida profesional, “quiero seguir dedicándome a esto, más allá de la docencia y del Dibujo, empecé una nueva investigación, y siempre con ver mi visión de artista, trabajando como artista”. En una instancia más armada, pretende utilizar más recursos cinematográficos para su próximo diseño de investigación. Cuando viajó a España, para conocer más de Greco, se encontró con mucha gente que lo conoció, y realizó entrevistas con estas personas. “Me pareció muy impactante lo que se puede generar en el encuentro con otro, en una charla, una pregunta, en dejar al otro hablar y recordar, después de cada entrevista quedaba tan llena de vida que no lo podía creer. Estás ahí y te llevás todo esto que te cuentan, esa riqueza, ese intercambio maravilloso, con una parte quizás más social, tan genuino, y donde el otro se entrega a contarte. Surgieron en forma maravillosa, y creo que es el punto de partida, la base de las historias, aparezcan o no en la película”.

Autor: Redacción EcoDias

Compartilo!

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: