Crece la demanda de alimentos libres de agroquímicos

0

La disputa entre agronegocios, por un lado, y alimentación saludable y cuidado del medio ambiente, por otro, debe ser acompañada por el estado con legislación y medidas ejecutivas en pos de las comunidades.

La Revista Almagro publicó días atrás una extensa entrevista (se lee en este enlace) a Marcelo Schwerdt, doctor en Biología, quien durante 10 años fue director de Medio Ambiente del municipio de Guaminí, en el sur de la provincia de Buenos Aires.

La legislación sobre uso de agroquímicos para Guaminí fue aprobada en 2016 vía Ordenanza. Para ese entonces, Schwerdt ya no era director de Medio Ambiente y se había ido a trabajar al Centro de Educación Agraria n° 30, desde donde organizó programas de producción agroecológica intensiva y extensiva. Esos programas fueron aprobados por la Provincia de Buenos Aires y hoy son parte de la currícula de cualquier centro de educación agraria que tenga módulos de educación no formal.

Ya llevan más de tres años de dar cursos y de acompañar a productores en la transición. “Estamos viendo que la demanda crece todo el tiempo de una forma increíble”, dice. En la entrevista, Schwerdt reconoce el rol del ingeniero agrónomo Eduardo Cerdá, cuando les contó la experiencia del campo La Aurora, en Benito Juárez, como una alternativa con más de 15 años sin usar agroquímicos.

En la transición de los agricultores que decidieron apostar por la producción agroecológica, Schwertd recuerda que “la propuesta nuestra siempre fue trabajar con los que querían, por eso arrancamos con seis, no con cien. El sistema está instalado de determinada manera porque está todo armado para que sea así, desde una decisión política, desde la formación de técnicos de la mayoría de universidades en el país que forman en una manera de producir… y los productores, que son los que realmente llevan a la práctica la tarea de producir alimentos, están asesorados por esos técnicos, con un mandato en el que hay mucha mano de las empresas y corporaciones”.

Desde la venta de paquetes tecnológicos al asesoramiento de estos profesionales y el bombardeo mediático, todo juega a favor de las multinacionales que han concentrado de manera formidable el negocio de los alimentos, de manera exponencial si se ve desde la perspectiva de aquel libro de 1979, de Dan Morgan, “Los traficantes de granos”, en que planteaba que el negocio tenía dimensiones similares a los del petróleo y de las armas.

Junto a otros profesionales, Schwerdt y Cerda crearon la Red Nacional de Municipios y Comunidades que fomentan la Agroecología (Renama), con el objetivo de fomentar y mostrar masivamente, de forma gratuita, la forma de cambiar.

La gratuidad impacta fuertemente entre los productores. “Para lo otro tengo que pagar todo el tiempo, todas las alternativas son a base de plata, y esta gente me está diciendo que si voy por este camino -con el que estoy cuidando la tierra donde me crié- ahorro el 40 por ciento del costo desde el vamos, y encima mantengo el rendimiento”, relata el científico.

“Según el INTA Barrow se puede ahorrar hasta el 57 por ciento del costo. Ese margen bruto que se venía estrechando se abre de vuelta, y de ahí no hay vuelta atrás. Lo que vemos en los productores que hacen agroecología es que ganan una tranquilidad enorme, de conciencia. No tenían dimensionado que la situación era tan grave. Hoy se encuentran en Pergamino 18 pesticidas en el agua potable. En nuestra zona, en 2012 ya habíamos encontrado glifosato, atrazina y ampa en agua de lluvia”, denuncia Schwerdt.

https://youtu.be/MwdnRlOKLzM

Fuente: Revista Almagro.

Compartilo!

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: