Cowspiracy

0

Un documental no apto para carnívoros o descreídos del cambio climático.

El título Cowspiracy  es una mezcla irónica de “conspiración” y “vaca” en inglés y apunta a la arquetípica protagonista de las composiciones escolares como la culpable oculta del calentamiento global.

Un asunto que suele usarse como pie para chistes sobre flatulencias, que este documental estrenado en 2014 se toma más que en serio. 

Kip Andersen – protagonista, coguionista y codirector del film junto a Keegan Kuhn-  plantea la hipótesis de que la mayor parte del efecto invernadero no lo producen los combustibles fósiles, sino los vacunos y la industria que los cría para abastecer la demanda cada día mayor de carne y de lácteos. 

Abre contando en primera persona cómo después de ver La verdad incómoda (Davis Guggenheim; 2006) se convirtió en un apasionado medioambientalista, que después descubrió varios estudios que señalaban a la ganadería como la mayor contaminadora del planeta.

Y luego lo seguimos de cerca mientras entrevista a popes de la industria cárnica, ambientalistas y políticos, buscando respuestas claras sobre lo que tiene por una conspiración. 

Hora y media con una factura técnica sencilla, rodada con un equipo acotadísimo – los únicos lujos son un par de animaciones y Leonardo DiCarprio entre los productores- , que mereció algún premio y no obstante eso  apenas se distribuyó, porque es lo que sucede con el género y quizás por lo que intenta revelar. 

Pero el tema del cambio climático se discute cada día más y Netflix y otros sitios de streaming online incluyen al film en su catálogo, por lo que ha ganado visibilidad. 

Provocativo contenido – algunas escenas de maltrato animal pueden herir sensibilidades-, que reafirmará a muchos espectadores en su convencimiento y pondrá a reflexionar a unos cuantos más.  

Ficha Técnica:Dirección y guion: Kip Andersen, Keegan Kuhn. Fotografía: Keegan Kuhn. Origen: USA, 2014.  

Compartilo!

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: