Celebran Misa por los trabajadores

0

En ocasión del Día del Trabajador tuvo lugar un oficio religioso en la parroquia de San José Obrero, de Villa Mitre, con una importante concurrencia de dirigentes sindicales de más de 20 gremios locales.

La convocatoria fue realizada por el Equipo de Pastoral Social de la Arquidiócesis de Bahía Blanca, que destacaba en la invitación previa: “Todos tenemos que luchar para que el trabajo sea una instancia de humanización y de futuro, un espacio para construir ciudadanía”.

Presidida por Monseñor Néstor Navarro, la lectura de un fragmento de una carta del Papa Francisco en ocasión del Día de San Cayetano de 2016 marcó la honda preocupación por todas las personas que hoy carecen de trabajo por las políticas económicas vigentes, abogándose porque el pan llegue a la mesa de todos los argentinos con dignidad, y no como dádiva.

“A San Cayetano pedimos pan y trabajo. El pan es más fácil conseguirlo porque siempre hay alguna persona o institución buena que te lo acerca, al menos en Argentina donde nuestro pueblo es tan solidario. Hay lugares en el mundo que ni esa posibilidad tienen. Pero el trabajo es tan difícil lograrlo, sobre todo cuando seguimos viviendo momentos en los cuales los índices de desocupación son significativamente altos. El pan te soluciona una parte del problema, pero a medias, porque ese pan no es el que ganás con tu trabajo. Una cosa es tener pan para comer en casa y otra es llevarlo a casa como fruto del trabajo. Y esto es lo que confiere dignidad. Cuando pedimos trabajo estamos pidiendo poder sentir dignidad; y en esta celebración de San Cayetano pedimos esa dignidad que nos confiere el trabajo; poder llevar el pan a casa. Trabajo, esa T (que junto con las otras dos T: Techo y Tierra) está en el entramado básico de los Derechos Humanos; y cuando pedimos trabajo para llevar el pan a casa estamos pidiendo dignidad” (Papa Francisco, carta a Mons. Arancedo, 1 de agosto de 2016).

Para Navarro, “la relación entre pan y trabajo presenta un fuerte sentido bíblico. La Escritura reconoce al hombre como sujeto libre y responsable, pero también ve al trabajo como un derecho del hombre; este último derecho hace que sea justo el pedido de quien no tiene trabajo y se lo reclame a quienes tienen responsabilidad de darlo; y en esto la Iglesia los acompaña siempre con su propia voz, demandando el trabajo para quien no lo tiene, igual que la justa remuneración”.

Finalizando la celebración, se realizó una bendición de herramientas de trabajo que los trabajadores portaron en cuanto representativas de su labor.
La Misa fue copresidida por cinco sacerdotes.

Compartilo!

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: