Barrio Esteban Napal, un aniversario para celebrar el trabajo comunitario

0
El pasado 23 de noviembre se celebró el décimo aniversario del Barrio Esteban Napal, y hubo muchos motivos. La posibilidad de la casa propia, construida por los habitantes con apoyo de instituciones bahienses, así como el trabajo mancomunado y la solidaridad de los vecinos.
Diego Fonseca integra Ser Comunidad,  una de las organizaciones de la ciudad que ayudó en la concreción  del barrio, y dialogó con  El Diario de Bahía sobre los festejos, y el trabajo realizado en marzo de este año con la inauguración de un nuevo barrio. Ambos tienen características similares: “se hacen por autoconstrucción, con asistencia técnica por parte de nuestra organización y tiene un componente comunitario bastante importante”
Los terrenos fueron otorgados por el gobierno nacional y en convenio con el municipio para su urbanización; Ser Comunidad llevó adelante la ejecución de las viviendas con asistencia técnica de maestros mayor de obras y capataces. Después, explicó Fonseca, “hay un equipo social: tres asistentes sociales, que hacen todo el trabajo comunitario y todo lo que es el trabajo social, hacen reuniones por manzana para trabajar el arraigo, trabajan los conflictos que tienen que ver con la convivencia, la elaboración de reglamentos”.
Además de Ser Comunidad, participan Acción Ciudadana Bahiense y Cáritas-Arquidiócesis Bahía Blanca, los cuáles conformaron una mesa de hábitat social para evaluar a las familias inscriptas en el registro municipal de postulante y así elaboran un listado, previo informe y conocimiento de las familias y sus condiciones, con los futuros vecinos.
El objetivo como organización “no es construir viviendas sino acompañar en el hábitat social, todas esas cosas que hacemos, cuando se hace la inauguración del barrio, en realidad no es que termina nuestro rol ahí sino que empieza una nueva etapa, y acompañar a la comunidad que nace”, aseguró Fonseca.
Las 114 viviendas realizadas en sietes manzanas, lindantes al Barrio San Martín, tuvieron un doble mérito: bajo costo, cercanos a los $4 mil el metro cuadrado, son hogares de 65 m2 con tres habitaciones en su mayoría; y la segunda, una realización en corto plazo, 18 meses y el nuevo barrio, de 30 meses. En los dos fue vital el puntual depósito de los fondos por parte del Estado.
Por último, fueron los propios vecinos los que eligieron el nombre Esteban Napal, quien falleció y era presidente de la junta vecinal al momento de la construcción del barrio, y también eligieron el nombre Ser Comunidad para el nuevo barrio.
Compartilo!

Deje su comentario