Aluén CAP de Bahía al mundo

0

El asociativismo entre productores apícolas y asesores técnicos del Cambio Rural del sur bonaerense, nucleados en la Cooperativa de Trabajo Apícola Pampero (CAP), llegó al Apimondia 2017, en Estambul, Turquía, para presentar Aluén CAP, un acaricida orgánico muy codiciado de todo el mundo.

La Cooperativa de Trabajo Apícola Pampero Limitada (CAP) está conformada por técnicos del INTA Bordenave, miembros de Cambio Rural, que asesoran a los más de 260 productores apícolas del sudoeste bonaerense que conforman la Cámara de Apicultores Pampero, están asociados a la cooperativa y estuvieron presentes en la edición 2017 del Apimondia, desarrollado en Estambul entre finales de septiembre y principios de octubre.

La asistencia de la CAP al congreso internacional que convoca a apicultores de todo el mundo, surgió a partir de la creación del acaricida orgánico, Aluén CAP, para combatir enfermedades con un 95 por ciento de efectividad.

Este acaricida es el resultado de un desarrollo conjunto entre el Estado y los productores trabajando de manera cooperativa. Otras instituciones también tuvieron participación, como el Laboratorio de Estudios Apícolas de la Universidad Nacional del Sur (UNS) y el laboratorio de Artrópodos de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Todo ese trabajo desarrollado en los últimos siete años por la CAP, tuvo sus frutos con el reconocimiento internacional que significó la participación en la 45° edición de Apimondia. Esa participación tuvo dos ejes. El primero, presentar Aluén CAP como un producto innovador para combatir la Varroa, un ácaro que parasita a las abejas, tanto juveniles como adultas; y afecta su vida en la colmena. Impacta en la calidad de la miel y es utilizada como barrera sanitaria en el mundo. Para combatirla hay acaricidas sintéticos y orgánicos. El segundo eje fue intentar conseguir algún contrato comercial para poder exportarlo a otros países.

Según Diego Iaconis, uno de los técnicos presentes en Estambul y quien está a cargo del equipo Sanidad de la organización del sur bonaerense, “se han hecho ensayos de eficacia en distintos países, como Francia, Italia, Suiza, México, Nueva Zelanda; y resultaron igual que en Argentina. Todos quieren probar y la realidad es que lo probamos en todos los climas de nuestro país y resultó en todos”.

En ese sentido, reconoció que los resultados que se obtuvieron de todos los testeos dan la pauta de que el producto mejora a los orgánicos utilizados en Europa y también a los productos sintéticos. “Nos encontramos con algo que quiere todo el mundo”, aseguró.

También recordó que cuando salió Aluén CAP, desde todo el mundo les llegaban correos electrónicos para ver cómo podían comprarlo o pidiendo muestras. “Fuimos con una agenda programada a Estambul, porque sabíamos qué empresas iban a estar y cuando llegamos empezamos a trabajar con la agenda desde el primer día”, contó.

En esa primera jornada fue una charla sobre Jatié, que es un suplemento nutricional polínico que desde hace varios años asesores de la CAP, junto con productores de Cambio Rural, vienen trabajando. Dicho suplemento viene formulado listo para ser aplicado en la colmena, sin necesidad de realizar ningún tipo de preparación. Está formulado en tortas de 170 gramos cada una y no contiene en su formulación organismos genéticamente modificados, con lo cual no existe posibilidad de contaminación de la miel. Esa primera charla tuvo un acompañamiento de cerca de 80 personas.

En la segunda jornada del Apimondia en la que participaron, los representantes de la CAP presentaron Aluén a sala llena. Y por la cantidad de gente, tanto productores como empresarios, que pasó por el stand de la CAP, los miembros de la delegación no pudieron almorzar, ni el domingo ni el lunes.

Las consultas se enfocaron en el tratamiento y en la disponibilidad de muestras. “No pensamos que íbamos a estar tanto tiempo laburando en el congreso y nos llevamos esa experiencia para lo que viene. El próximo Apimondia es en Canadá en 2019 y la idea de la CAP es seguir creciendo comercialmente hacia otros países”, indicó.

El proyecto de la cooperativa Apicola Pampero es muy amplio, según describen sus asociados; y consiste en cooperativizar los productos y los insumos de la apicultura. Esto quiere decir que en un futuro cercano puedan proveerle al productor todos los insumos productivos, producidos por ellos mismos, posibilitando la compra a través de precios más bajos que los de un producto de mercado común; y al mismo tiempo poder comercializar la producción a un precio más alto del que se la paga un acopiador común y corriente. “Es tratar de autoabastecerse y no depender de otros”, aseguró Iaconis.

La CAP ofrece productos como Aluen, que es el acaricida; un suplemento proteico que es Jatié, que sirve para cuando hay una faltante de polen en el campo, lo que da la proteína y las vitaminas. También desarrollaron un sistema de inserción de reina que se llama Coco y cuentan con las mieles de polen fraccionadas, con la idea de distribuirlas a todo el país y poder exportarlas.

Los productores que trabajan en el Cambio Rural conforman una cámara y trabajan asociados a la Cooperativa Apícola Pampero. Son 266 productores y hay entre 110 mil y 120 mil colmenas. En el sudoeste bonaerense hay más colenas que en muchos países.

“Los productores son los que les ponen el precio a los productos y también fiscalizan el trabajo de la cooperativa y son los que van diciendo si hay alguna necesidad o urgencia, y si la cooperativa tiene los recursos, nos ponemos a investigar y a desarrollar la demanda de los productores, como fue con Aluén”, indicó Iaconis.

Compartilo!

Deje su comentario