Alerta, dengue

0
Fumigación permanente, control de los sectores barriales a través de los centros de monitoreo y concientización comunitaria son las medidas que sigue tomando el municipio en relación con la prevención de casos de dengue en la ciudad.
“Siempre se fumiga, no se detiene, se hace de forma permanente” aseguró Gabriela Rozas Denis, directora de Gestión Ambiental del municipio. Hay a disposición cinco camionetas, con un cronograma establecido, “y esto nunca se suspende, excepto condiciones climáticas desfavorables porque el insecticida deja de ser efectivo” describió. Las fumigaciones se cumplen en horario nocturno, “porque el mosquito común tiene mayor actividad en la noche”. Los cuadrantes de la ciudad son recorridos cada semana.
“Esto tiene que estar acompañado con el trabajo municipal dentro de las delegaciones con el mantenimiento de plazas en cuanto a los pastos cortos, los mosquitos adultos buscan la humedad retenida en los pastos altos, y en las viviendas, frentes y patios, la propia comunidad, los vecinos deben mantenerlos, como así también, no tener recipientes con agua, esto vale tanto para los mosquitos comunes como los del dengue” recomendó.
El mosquito común se desarrolla en aguas estancadas, el mosquito del dengue prefiere el agua más limpia, clara y generalmente, a la sombra, “los recipientes en los patios se llenan de agua cuando llueve, es una agua límpida, es el lugar propio para que la hembra deposite sus huevos”.
Sin casos propios
“No se encontró circulación viral de dengue propia, los pocos casos que hubo y fueron registrados por Región Sanitaria, eran de personas que ya traían la infección, son casos importados” recordó Rozas Denis.
 Los primeros mosquitos se encontraron en marzo de 2016, se trabajó más activamente porque ya veníamos trabajando con la prevención y por eso no estábamos desprevenidos, intensificamos  la detección de los mosquitos en los diferentes estados.
El día 27 se realizará rastrillaje en la zona de Villa Mitre, esta acción está relacionada con el descubrimiento de mosquitos adultos, “eso nos llevó a seguir rastrillando, estaban en estados inmaduras, larvas”. El problema hay que revertirlo ocupándose de la aparición del mosquito, “no solamente en la fase adulta sino que hay que ir a la parte inmadura: huevos y larvas, estos se encuentran en agua, por eso hay que apuntar a los maceteros, a los neumáticos, a las canaletas, a los recipientes que quedan afuera”.
Estos criaderos artificiales no solo deben conservarse sin agua, además hay que lavar bien sus paredes y orillas para que los huevos sean desechados, es muy común que queden pegados a estas superficies, un punto a tener en cuenta es que si se preservan en estos sitios ya secos una vez que tengan nuevo contacto con el agua se embrionan, con las temperaturas altas en 12 días cumplen su ciclo de desarrollo, y esto puede ocurrir hasta después de un año. En cuanto a los criaderos naturales, el municipio cuenta con más de 30 centros de monitoreo, “semanalmente se va a estos lugares y se revisa si hay larvas de mosquitos y se ponen insecticidas biológicos, que eliminan las larvas”.
El municipio de Bahía Blanca ha sido clasificado como parte del grupo 1, no estaba el vector y no teníamos casos de dengue, “a partir del año pasado y con el hallazgo del vector pasamos a ser categoría 2, donde no hay casos autóctonos de dengue”. Ante la presencia de dengue en una vivienda se realiza un control focal, la alerta surge hasta 12 manzanas alrededor que es la distancia que el mosquito puede volar.
Compartilo!

Deje su comentario

A %d blogueros les gusta esto: