La participación financiera del Banco Nación en la última Dictadura Cívico Militar

0

Se presentó en el Espacio Memoria de la ExEsma el libro que investiga el rol del banco público durante el terrorismo de Estado.

“El Banco Nación fue el brazo financiero de las fuerzas represivas de la última dictadura”, resumieron Juan Santarcángelo y Andrés Wainer durante la presentación del libro “El Banco de la Nación Argentina y la dictadura: el impacto de las transformaciones económicas y financieras en la política crediticia (1976-1983)” que se realizó este martes 11 de octubre en la Casa por la Identidad de Abuelas de Plaza de Mayo. Publicada por Siglo XXI Editores, la investigación estuvo a cargo de Eduardo Basualdo, Cintia Russo, Guido Perrone, Santarcángelo y Wainer.

Estuvieron presentes el diputado nacional Axel Kicillof y la presidenta de Abuelas, Estela de Carlotto. La mesa estuvo moderada por el director de la Casa por la Identidad, el nieto restituido Manuel Gonçalves Granada, hijo de Gastón Gonçalves, trabajador del banco desaparecido por el terrorismo de Estado.

“La dictadura sometió a la Argentina a un papel subordinado de las grandes potencias y convirtió al país en un engranaje de la rentabilidad financiera, por medio de la destrucción del capital local y la sobreexplotación de la clase trabajadora. Un modelo que no podía instalarse sin represión, ya que despojó de derechos económicos a toda la población”, dijo Kicillof.

El ex ministro de Economía de la Nación elogió el libro “porque permite aprender cómo se implementó ese modelo de valorización financiera y el neoliberalismo en la Argentina, pero también es una herramienta para realizar un balance de estos doce años de gobiernos nacionales, populares y democráticos”. Además, afirmó que un descubrimiento esencial de la investigación  pasa por los préstamos que el Banco hizo a los comandos en jefe de las tres fuerzas. Y destacó el análisis sobre la conformación del directorio del Banco con representantes de las principales corporaciones económicas y remarcó: “La dictadura fue una CEOcracia”.

Estela Carlotto dijo que “el libro nos enseña que hay una historia que no debemos olvidar y ayuda al avance de los juicios de lesa humanidad, que hoy están intentando banalizar”. También expresó: “Lo que cuenta esta investigación es presente. Lo que las Abuelas queremos es que esta historia no se repita”.

Santarcángelo destacó que el libro surgió con un pedido de la Fundación Banco Nación en 2014 y que tuvo como objetivo investigar  el papel del Banco, de su política crediticia y de la conformación empresaria del directorio durante la última dictadura. En esa línea, explicó que con el modelo implementado desde 1976 “la economía real quedó subordinada al sector financiero”. Entre los ejes de la reforma ejecutada por la dictadura, subrayó la limitación de los mecanismos de financiamiento de la industria; el fin de la nacionalización de los depósitos; la libre flotación de la tasa de interés; la “desregulación” del sistema bancario; y la habilitación para contraer deuda en el exterior.

El economista e investigador del Conicet y la Universidad de Quilmes señaló que estas medidas tuvieron un gran impacto en el Banco Nación, cuyo papel crediticio a nivel nacional cayó un 50% durante el período dictatorial; y se invirtió el porcentaje de los préstamos del mercado interno, que representaban un 80% en 1975 y cayeron a solo un 20% en 1983. También manifestó que se dio un cambio en el plano institucional, ya que se militarizó la estructura del Banco y hubo decenas de trabajadores de la entidad detenidos desaparecidos por el terrorismo de Estado.

Por su parte, Wainer expresó que bajo la dictadura se redujo el papel de las entidades públicas en el sector financiero, al mismo tiempo que se produjo una expansión de los bancos extranjeros. “Lo paradójico fue que, pese a esta reducción del rol en el sistema local, el Banco Nación incrementó los créditos en dólares brindados por las sucursales en el exterior”, indicó. En ese sentido, relató que la sede que se abrió en Panamá llegó a concentran el 20% de esos créditos.  “El Banco tuvo un doble rol: proveyó dólares para sostener la valoración financiera; y, a la vez, fue el brazo financiero de la dictadura”, concluyó el investigador del Conicet y del Área de Economía y Tecnología de la FLACSO.

Compartilo!

Deje su comentario